AYUDE A DEVOLVER LA ELECTRICIDAD Y EL AGUA A GOMA

En la noche del sábado 22 de mayo, el monte Nyiragongo, un estratovolcán activo ubicado cerca del sector sur del Parque Nacional Virunga, entró en erupción por primera vez desde 2002.

La erupción generó una fisura en el flanco noreste del volcán, de la cual surgió un gran flujo de lava en dirección este, hacia el parque, y en dirección sureste, hacia Goma, una ciudad con una población de casi 2 millones de hombres, mujeres y niños.

Necesitamos su ayuda para restaurar la electricidad básica en Goma y evitar así más daños o posibles muertes.

El flujo de lava destruyó cientos de hogares y negocios al norte de Goma y cortó la mayoría de las líneas eléctricas de la ciudad, lo que provocó apagones masivos en un área muy vulnerable y presa del pánico.

Virunga se encarga de más del 70 % del suministro eléctrico de Goma y no solo proporciona electricidad a decenas de miles de hogares y negocios, sino que también permite el funcionamiento de las estaciones de agua del lago Kivu, esenciales para más de un millón de personas. La pérdida de electricidad en estas estaciones de bombeo ha interrumpido por completo este servicio básico para la vida.

Además de la angustia generada por las continuas réplicas y nuevas erupciones, el cólera y la COVID-19 también son causa de gran preocupación y suponen una amenaza para la vida. En la ciudad de Goma, se ha demostrado que los cortes de agua y electricidad reducen drásticamente el nivel de vida y ponen millones de vidas en peligro.

Los hospitales de Goma también han resultado afectados y, ya que el tendido eléctrico de Virunga suministra energía a cuatro principales hospitales de la zona, su capacidad para hacer frente a lesiones graves y tratar adecuadamente a las personas se ha visto seriamente limitada.

Existe una familia de chimpancés que reside en el flanco este del volcán y los responsables del parque piensan que es probable que pudieran escapar junto con el resto de animales que habitan en las laderas boscosas del volcán.

La región del este del Congo es una de las zonas más vulnerables del continente. Décadas de conflictos han llevado a esta región a una pobreza extrema. Los recursos de la zona, ya limitados de por sí, se encuentran en una situación insostenible y la gente de Goma y sus alrededores necesitan ayuda urgente.